Información relacionada


¿Qué es un esguince del ligamento lateral interno?

La rodilla es una articulación compleja en la que el hueso del muslo (fémur) se encuentra con la espinilla (tibia). Estos huesos están conectados entre sí por tejidos fuertes que se llaman ligamentos. Estos ligamentos también ayudan a mantener los huesos alineados, para que la rodilla solo se flexione cuando se supone que debe hacerlo. El ligamento lateral interno (medial collateral ligament, MCL) cruza la articulación de la rodilla por la cara interna de la pierna. Una lesión en este ligamento puede ser muy dolorosa. También es posible que la rodilla no funcione como debería.

Vista frontal de rodilla donde puede verse el ligamento colateral medial.

Causas de un esguince del ligamento lateral interno

Un esguince del MCL generalmente se produce cuando la articulación de la rodilla se esfuerza más allá de su rango de movimiento normal. Se presenta con más frecuencia cuando la rodilla recibe un golpe del exterior que la empuja hacia adentro. También puede ocurrir si se fuerza la rodilla al hacer un giro. Estos movimientos estiran y desgarran el MCL. Es posible que se dañen otras partes de la rodilla junto con el MCL.

Los esguinces de rodilla se clasifican según el grado de lesión de los ligamentos.

  • Grado 1. Hay un daño leve en el ligamento, pero la articulación de la rodilla sigue estable.

  • Grado 2. El ligamento está estirado y flojo. A esto se le llama desgarro parcial.

  • Grado 3. Se trata de un desgarro total del ligamento y la articulación de la rodilla está inestable.

Síntomas de un esguince del ligamento lateral interno

Estos incluyen los siguientes:

  • Dolor de rodilla

  • Inflamación de la rodilla

  • Rango de movimiento de la articulación limitado

  • Sensación de tambaleo o inestabilidad en la articulación

Tratamiento de un esguince del ligamento lateral interno

El tratamiento dependerá de la gravedad del esguince y de si resultaron dañadas otras partes de la rodilla. Las opciones pueden incluir las que se mencionan a continuación:

  • Reposo. Esto permite que la rodilla se cure. No realice actividades que fuercen la rodilla. También es posible que le sugieran el uso de muletas, una férula o las dos cosas para la rodilla por un tiempo corto.

  • Compresas de frío y elevación de la rodilla. Ayudan a reducir la inflamación y aliviar el dolor.

  • Compresión. Se puede envolver la rodilla con un vendaje para ayudar a reducir la hinchazón.

  • Medicamentos. Ayudan a aliviar el dolor y la inflamación.

  • Ejercicios. Ayudan a mejorar la estabilidad, la fuerza y el rango de movimiento de la rodilla.

Si la lesión es grave o compromete varias partes de la articulación, es posible que la cirugía sea una opción de tratamiento. La cirugía repara el MCL y cualquier otra estructura que se haya dañado.

Cuándo debe llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si nota algo de lo siguiente:

  • Dolor, hinchazón o inestabilidad que no mejoran con tratamiento o que empeoran

  • Síntomas nuevos

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by Centene