Información relacionada


Cuando su hijo se encuentra en la unidad de cuidados intensivos

La unidad de cuidados intensivos (UCI) es un área del hospital donde se puede monitorear estrechamente a su hijo y darle asistencia respiratoria o procedimientos médicos especializados. También se conoce como unidad de cuidados críticos. Los hospitales también pueden tener una UCI para pacientes de edades específicas. Si su hijo está en la UCI, significa que necesita atención y cuidados especializados que solo puede recibir de un equipo de proveedores de atención médica capacitados.   

El personal de la UCI

Cada uno de los proveedores de atención médica que le brinda cuidados a su hijo cuenta con conocimientos y destrezas especiales. En la UCI, quizás usted vea a los siguientes profesionales:

  • Proveedores de atención médica que supervisan la atención de su hijo.

  • Enfermeros que realizan la mayoría de los cuidados prácticos y el monitoreo.

  • Asistentes de médicos (PA, por sus siglas en inglés) y enfermeros profesionales (NP, por sus siglas en inglés) que están capacitados para realizar muchas de las funciones que realizan los proveedores de atención médica primaria bajo la supervisión de un proveedor de atención médica.

  • Terapeutas físicos y ocupacionales que trabajarán con su hijo si ha estado bajo sedación o en cama por mucho tiempo. Ayudarán a que su hijo recupere la fuerza y la función que tenía antes.

  • Terapeutas de la respiración que ayudan a evaluar y mejorar la respiración de su hijo.

  • Patólogos del habla y el lenguaje que ayudan con los problemas en la comunicación y el habla.

  • Nutricionistas que dan consejos sobre asuntos especiales de alimentación y nutrición.

  • Farmacéuticos que se aseguran de que su hijo reciba la medicación correcta, en la cantidad adecuada y conforme a un horario.

  • Especialistas en la vida infantil que le ayudan a su hijo a aprender lo que debe esperar en el hospital y a lidiar con su propia experiencia.

  • Trabajadores sociales y coordinadores de casos que ayudan con cuestiones de finanzas, recursos y seguros.

  • Otros profesionales de asistencia que ayudan a realizar tareas como extraer sangre y servir comidas.

El interior de la UCI

La UCI es un lugar muy concurrido. Puede estar organizado en forma de sala abierta o tener habitaciones individuales. Es posible que su hijo esté ingresado en la UCI durante un día, una semana o más tiempo. Verá muchos cables, tubos y equipos, como los siguientes:

  • Monitores. Podrían estar conectados a su hijo para medir la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Los monitores pueden estar dotados de alarmas que emiten pitidos y avisan al personal si se requiere revisar algo. Las alarmas no siempre son motivo de preocupación. A veces, hasta un ligero movimiento de su hijo puede activar una señal de alarma.

  • Oxígeno. La mayoría de los niños en la UCI requieren más oxígeno. El oxígeno se administra a través de un tubo plástico delgado (cánula nasal) colocado en la nariz, una mascarilla facial o un aparato que facilita la respiración (ventilador).

  • Vías intravenosas y sondas. Su hijo tendrá una o más vías y sondas IV. Todas las vías y sondas se controlan estrechamente. Las vías IV suelen administrar medicamentos o nutrientes. Las sondas ayudan a drenar o aspirar los líquidos o el aire innecesarios del cuerpo de su hijo.

  • Oxímetro de pulso. Determina el nivel de oxígeno en la sangre de su hijo. El pulsioxímetro tiene una luz roja y está conectado a un largo cable. Habitualmente se engancha a un dedo de la mano o del pie, o al lóbulo de la oreja, pero también se puede colocar en otros lugares.

  • Ataduras. Es posible que deban inmovilizar las manos y las piernas de su hijo. Esto se hace para que los niños no tiren de las sondas ni los cables. Es posible que retiren las ataduras durante sus visitas si cuida atentamente que su hijo no tire de las sondas.

Cosas importantes que debe saber

Por ejemplo:

  • Muchos hospitales permiten que los padres se queden con su hijo en la UCI. Las reglas exactas varían según cada hospital. También se tiene en cuenta la afección de su hijo.

  • Lávese las manos con agua y jabón antes de entrar en la UCI y después de prestarle algún cuidado a su hijo.

  • Apague todos los dispositivos electrónicos, incluso los teléfonos celulares. Consulte con uno de los profesionales de la UCI antes de introducir cualquier tipo de equipo electrónico en la zona.

  • Es posible que no pueda llevar ciertos artículos a la UCI, como plantas, flores, alimentos, globos o juguetes. Depende de las reglas del hospital.

  • Podrían pedirle que salga de la UCI durante las rondas. Se trata de los momentos en los que los miembros del equipo de atención médica de su hijo lo revisan y examinan. Deben hacerlo sin ningún tipo de distracción.

  • Es posible que su hijo presente una afección que requiera aislamiento. En ese caso, se le solicitará que utilice ropa protectora, guantes o una mascarilla facial.

  • En muchas ocasiones, usted podrá pasar la noche en el hospital, si así lo desea. Probablemente, deberá dormir en una sala de espera o habitación del hospital externa a la UCI.

Alta hospitalaria de la UCI

A la mayoría de los niños ingresados en la UCI se les da de alta cuando:

  • Tienen signos vitales estables.

  • Pueden respirar sin asistencia de un aparato o tubo.

  • Ya no necesitan medicamentos o tratamientos específicos que solo pueden administrarse en la UCI.

En ese momento se trasladará a su hijo a una habitación normal del hospital. En casos poco frecuentes, se da de alta a un niño de la UCI para enviarlo directamente a casa.

Cómo ayudar a su hijo

Aquí hay algunos consejos para ayudar a su hijo mientras esté en la UCI:

  • Quédese con su hijo todo el tiempo que pueda. Pregunte a los proveedores de atención médica del niño si usted puede estar presente durante los tratamientos y procedimientos.

  • Aprenda todo lo que pueda sobre el problema de salud de su hijo. Es posible que su hijo detecte sus temores e inquietudes. Al mantener una actitud positiva y optimista, puede aliviar parte de la ansiedad y el malestar de su hijo.

  • Reconforte a su hijo mediante el contacto y abrazos. Acaríciele el pelo o tome su mano.

  • Pregúntele a un profesional del equipo de atención médica de su hijo si puede llevarle cosas de la casa. Puede ser una manta, un peluche o un libro favorito de su hijo.

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene