Información relacionada


Si su hijo necesita una cirugía ortopédica

A su hijo lo van a operar de un hueso o una articulación. Al proveedor de atención médica que realiza esta cirugía se lo conoce como ortopedista. Esta hoja puede ayudarlo a preparar a su hijo y saber qué esperar.

Dos formas de realizar una cirugía ortopédica

El procedimiento puede realizarse de dos formas: abierta o artroscópica. El método utilizado dependerá del motivos por el que su hijo necesita cirugía. Su proveedor de atención médica hablará con usted sobre la cirugía de su hijo y el método que se utilizará:

  • Cirugía abierta. Este es el método tradicional. Por lo general, se realiza a través de 1 corte (incisión). Esta incisión es suficientemente grande como para que el cirujano pueda ver directamente la zona en la que va a operar.

  • Cirugía artroscópica (también llamada artroscopia). Se realiza a través de varias incisiones más pequeñas. Se inserta una sonda (artroscopio) con una pequeña cámara de video y una luz a través de una incisión. Esto le permite al cirujano ver claramente la zona en la que va a operar. Luego, se colocan pequeños instrumentos quirúrgicos a través de otras incisiones pequeñas para realizar la cirugía.

Cómo ayudar a su hijo a prepararse

La idea de someterse a una cirugía puede causarle temor. Puede ayudar a su hijo a tener una experiencia más positiva durante la cirugía si lo prepara de antemano. La manera de hacerlo dependerá de las necesidades particulares del niño. Muchos hospitales de niños tienen un especialista en niñez que puede ayudarlos a usted y a su hijo a prepararse. Las siguientes son algunas sugerencias:

  • Explíquele la cirugía en términos breves y sencillos. Los niños más pequeños tienen períodos de atención más cortos, así que hágalo poco antes de la cirugía. A los niños mayores se les puede dar más tiempo para que entiendan la cirugía con anticipación. 

  • Señale la parte del cuerpo que se va a operar.

  • Explíquele a su hijo que estará “dormido” durante la cirugía. Asegúrele a su hijo que no sentirá nada mientras se realice la cirugía.

  • Deje que el niño le haga preguntas.

  • Recurra al juego teatral cuando le parezca apropiado. Por ejemplo, el juego de roles con un juguete u objeto favorito del niño. A los niños mayores también puede resultarles útil ver dibujos de lo que se hará durante la cirugía.

  • Ayude a su hijo a elegir su “objeto transicional” para llevarlo al hospital. Puede ser cualquier artículo pequeño, como un juguete, un animal de peluche o una manta. Su hijo podrá conservarlo hasta que comience la cirugía.

Las semanas antes de la cirugía

Se le darán instrucciones específicas para ayudar a su hijo a prepararse para la cirugía. Siga cuidadosamente las instrucciones que le dé el cirujano de su hijo. A continuación, hay 2 instrucciones que son comunes a la mayoría de las cirugías:

  1. Dígale al proveedor de atención médica qué medicamentos está tomando el niño. Esto incluye medicamentos de venta libre, medicamentos recetados, vitaminas, hierbas y suplementos. Es posible que su hijo deba dejar de tomar ciertos tipos de medicamentos antes de la cirugía. Esto ayudará a prevenir el sangrado y otros problemas durante y después de la cirugía.

  2. Siga las instrucciones que le den a su hijo sobre evitar comer o beber antes de la cirugía.

El día de la cirugía

Esto es lo que puede esperar justo antes de la cirugía: 

  • Llegue al hospital de forma puntual. Se le pedirá que llene algunos formularios.

  • Le darán una bata a su hijo para que se cambie.

  • Un proveedor llamado anestesiólogo o enfermera anestesista se reunirá con usted. Le explicarán los medicamentos que utilizarán para que su hijo permanezca dormido durante la cirugía. Asegúrese de realizar todas las preguntas que tenga.

  • Es posible que varias personas le pidan que confirme qué parte del cuerpo se va a operar. Esto es un proceso de rutina y se realiza por la seguridad de su hijo. También podrán marcar la parte del cuerpo con un bolígrafo.

  • A su hijo le colocarán una vía intravenosa (i. v.). Esto se realiza para administrarle líquidos y medicamentos al niño. Según cuál sea la edad de su hijo, le pondrán la sonda en el brazo o en la mano. Es posible que comiencen a administrarle líquidos una vez que esté dormido.

Durante la cirugía

Esto es lo que puede esperar durante la cirugía: 

  • Se le administrará anestesia general a su hijo. Este es un medicamento que provoca que se quede profundamente dormido.

  • Es posible que le coloquen un tubo suave (llamado sonda) en la vejiga. Esto ayuda a eliminar la orina durante la cirugía y justo después de esta.

  • El cirujano realizará la cirugía mediante el método que habló con usted.

Recuperación en el hospital

Esto es lo que puede esperar después de la cirugía: 

  • Después de la cirugía, llevarán al niño a la sala de recuperación. Esta sala también se llama unidad de cuidados posanestésicos (PACU, por su sigla en inglés). Allí, su hijo estará conectado a unos monitores. Estos monitores miden la respiración, la presión arterial y el pulso.

  • Para que su hijo no sienta molestias, se le administrarán analgésicos.

  • Es probable que el catéter urinario se retire poco después de la cirugía. La sonda intravenosa se podrá mantener durante algunos días.

  • En algunos casos, la cirugía se realiza con su hijo como paciente ambulatorio. Eso significa que su hijo puede volver a casa ese mismo día. En otros casos, es posible que su hijo deba permanecer en el hospital durante 1 día o más. Si su hijo se queda a pasar la noche, es posible que lo trasladen a una habitación normal del hospital. Pregunte si puede quedarse con su hijo.

Recuperación en el hogar

Esto es lo que puede esperar en casa después de la cirugía: 

  • Dele al niño los medicamento recetados según le hayan indicado. El control del dolor después de la cirugía es importante para ayudar con la curación. Así que administre los analgésicos según el cronograma.

  • Programe una visita de seguimiento con el cirujano después de la cirugía.

  • La actividad física ayuda en el proceso de recuperación. Pero el exceso de actividad puede retardar la cicatrización de las incisiones. Siga todas las instrucciones sobre la actividad física que le den a su hijo.

  • Si su hijo necesita fisioterapia durante la recuperación, esta puede comenzar poco después de la cirugía.

  • Siga cualquier otra instrucción que le den para la recuperación de su hijo.

Llame al proveedor de atención médica de su hijo 

Comuníquese con el proveedor de atención médica si su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas después de la cirugía:

  • Fiebre (consulte “La fiebre y los niños” a continuación)

  • Escalofríos

  • Convulsiones

  • Dolor en el pecho

  • Malestar estomacal (náuseas) o vómitos

  • Aumento del dolor o hinchazón en el lugar de la incisión

  • Pérdida inesperada de líquido procedente de una incisión

  • Aumento del enrojecimiento alrededor de una incisión

  • Sangrado de una incisión

  • Problemas respiratorios

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Hay termómetros digitales de distintos tipos y para usos diferentes. Entre estos, se encuentran los siguientes:

  • En el recto (rectal). En los niños de menos de 3 años, la temperatura rectal es la más precisa.

  • En la frente (lóbulo temporal). Sirve para niños de 3 meses en adelante. Si un niño de menos de 3 meses tiene signos de estar enfermo, este tipo de termómetro se puede usar para una primera medición. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En el oído (timpánica). La temperatura en el oído es precisa a partir de los 6 meses de edad, no antes.

  • En la axila (axilar). Este es el método menos confiable, pero se puede usar para una primera medición a fin de revisar a un niño de cualquier edad que tiene signos de estar enfermo. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En la boca (oral). No use el termómetro en la boca de su hijo hasta que tenga al menos 4 años.

Use el termómetro rectal con cuidado. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Colóquelo con cuidado. Etiquételo y asegúrese de no usarlo en la boca. Podría transmitir gérmenes de las heces. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, pregunte al proveedor de atención médica qué otro tipo puede usar. Cuando hable con el proveedor de atención médica sobre la fiebre de su hijo, infórmele qué tipo de termómetro usó.

A continuación, encontrará valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes. Siga las instrucciones específicas que le dé su proveedor.

Medición de temperatura en un bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregunte al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100.4 ºF (38 ºC) o más alta

  • En la axila: 99 ºF (37.2 ºC) o más alta

Medición de temperatura en un niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 ºF (38.9 ºC) o más alta

  • En la axila: 101 ºF (38.3 ºC) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o superior en un niño de cualquier edad

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior en un bebé de menos de 3 meses

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

Si su hijo tiene un yeso o una férula

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo en estos casos:

  • Siente un hormigueo o entumecimiento en la parte del cuerpo enyesada.

  • El yeso se siente demasiado apretado o demasiado flojo.

  • Erupción cutánea debajo del yeso o de la férula.

  • Los dedos de las manos o de los pies se hinchan, se sienten muy fríos o se vuelven azules o grises.

  • El yeso o la férula se agrietan o tienen bordes ásperos que duelen.

  • El yeso o la férula se mojan.

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene