Información relacionada


Después de una cirugía de espalda: regreso al hogar

Cuanto antes esté activo, más rápido volverá a su rutina habitual. Pero no olvide que debe protegerse la espalda, que está en recuperación. Aumente el nivel de actividad física a un ritmo lento pero constante. Es posible que reciba la atención de un fisioterapeuta durante este tiempo. Siga cualquier instrucción que le dé el proveedor de atención médica o el fisioterapeuta.

Las primeras semanas

Al principio, sentirá debilidad y cansancio, pero debería ganar fuerza día tras día. Puede que sienta dolor en la incisión. También es posible que sienta un poco de dolor, hormigueo o entumecimiento en la espalda o las piernas. Todos estos síntomas deberían disminuir a medida que los nervios se curen. Siga moviéndose todo lo posible sin que aumente el dolor. Tome los analgésicos según las indicaciones para evitar que el dolor se vuelva intolerable. No vuelva a fumar.

Programa de caminatas

Caminar es el mejor ejercicio para usted después de una cirugía en la espalda. Fortalece los músculos de la espalda y de las piernas, aumenta la resistencia y alivia el estrés. Primero, pruebe caminar en su casa. Aumente la cantidad hasta hacer varias caminatas por día. Establecer un objetivo puede resultarle útil. Consulte con el proveedor de atención médica o fisioterapeuta a fin de establecer objetivos seguros y reales para usted.

Mujer que camina al aire libre.
Hacer caminatas cortas es una buena manera de comenzar a hacer actividad.

Prevención de complicaciones

Un aumento del dolor durante más de dos horas tras hacer actividad física significa que hizo mucho ejercicio demasiado pronto. Cuando sienta dolor, baje la velocidad y preste mayor atención a la postura y los movimientos. Al cabo de la sexta semana después de la cirugía, la recuperación debería ir por buen camino. Pero recuerde que el dolor aún es una señal para detenerse.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame al proveedor de atención médica de inmediato ante cualquiera de los siguientes casos:

  • Siente dolor constante e intenso, debilidad o entumecimiento en la espalda o las piernas

  • Observa supuración, hinchazón o aumento del enrojecimiento alrededor de la incisión, o esta tiene mal olor

  • Tiene fiebre, dolor de cabeza intenso o fatiga extrema

  • Tiene dificultad para respirar o dolor en el pecho

  • Tiene problemas para controlar la vejiga o los intestinos

  • Tiene hinchazón, dolor o enrojecimiento en la pantorrilla, el tobillo o el pie

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene