Información relacionada


Si su hijo tiene resfriado o gripe

Actualización para la temporada de gripe 2021-2022

Los resfriados y la gripe afectan las vías respiratorias superiores. Esto incluye la nariz, los conductos nasales, la boca y la garganta. Ambas enfermedades son causadas por microbios denominados virus y tienen algunos síntomas en común. Pero los resfriados y la gripe difieren en algunos aspectos clave. Saber más acerca de estas infecciones puede hacer que sea más fácil prevenirlas. Y si su hijo se enferma, usted puede ayudar a evitar que los síntomas empeoren.

¿Qué es un resfriado?

  • Los síntomas del resfriado incluyen goteo nasal, tos, estornudos y dolor de garganta. Los síntomas del resfriado suelen ser más leves que los de la gripe.

  • Los síntomas del resfriado aparecen lentamente.

  • Los niños resfriados pueden seguir haciendo la mayoría de sus actividades habituales.

¿Qué es la gripe?

  • La gripe es una infección respiratoria. (No es lo mismo que la gripe estomacal o gastroenteritis viral).

  • Los síntomas de la gripe incluyen fiebre, dolor de cabeza, cansancio, tos, dolor de garganta, goteo nasal y dolores musculares. En los niños, la gripe puede además provocar malestar estomacal y vómitos.

  • Los síntomas de la gripe suelen aparecer rápidamente.

  • Los niños con gripe pueden sentirse demasiado enfermos como para realizar sus actividades normales.

¿Cómo se contagian los resfriados y la gripe?

Los virus que provocan el resfriado y la gripe se transmiten mediante gotas pequeñas expulsadas por una persona enferma cuando tose o estornuda. Los niños pueden inhalar los microbios directamente. Pero también pueden contraer el virus al tocar una superficie a la que le hayan llegado esas gotas pequeñas infectadas. Los microbios entran en el cuerpo del niño cuando se toca los ojos, la nariz o la boca.

¿Por qué los niños contraen resfriados o gripe?

Los niños contraen más resfriados y gripe que los adultos. Estas son algunas de las razones:

  • Menos resistencia. El sistema inmunitario de un niño no es tan fuerte como el de un adulto en cuanto a su capacidad para combatir los virus del resfriado y de la gripe.

  • La temporada invernal. La mayoría de las enfermedades respiratorias se producen en el otoño y el invierno, cuando los niños pasan la mayor parte del tiempo en ambientes cerrados y se exponen a más microbios.

  • El colegio o la guardería. Los resfriados y la gripe se transmiten con facilidad cuando los niños están en contacto directo unos con otros.

  • Contacto de la mano a la boca. Es probable que los niños se toquen los ojos, la nariz o la boca sin lavarse las manos. Este tipo de contacto es la vía más común de transmisión de microbios.

¿Cómo se diagnostican los resfriados y la gripe?

La mayoría de las veces, el diagnóstico de un resfriado o de gripe se hace a partir de los síntomas del niño y un chequeo. A los niños que están muy enfermos podrían tomarles muestras (exudados) con hisopo de la garganta o de la nariz, para ver si contienen bacterias o virus. El proveedor de atención médica de su hijo podría realizarle otras pruebas, según los síntomas del niño y su salud en general. Estas pruebas pueden incluir lo siguiente:

  • Hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés). Es un análisis de sangre para detectar signos de infección.

  • Radiografía de tórax. Se hace para confirmar que su hijo no tenga neumonía.

¿Cómo se tratan los resfriados y la gripe?

La mayoría de los niños se recuperan de los resfriados y de la gripe por sí solos. Los antibióticos no sirven para combatir los virus del resfriado, por lo que no se recetan para este fin. Los antivirales pueden ayudar a disminuir los síntomas de la gripe. Es importante hacerlo especialmente si el niño corre el riesgo de presentar complicaciones gripales. Estos medicamentos funcionan mejor si se inician poco después de que su hijo haya presentado los síntomas.

Tanto para el resfriado como para la gripe, otros tratamientos pueden ayudar a aliviar los síntomas de su hijo hasta que se recupere. Cómo ayudar a su hijo a sentirse mejor:

  • Dele mucho líquido, como agua, soluciones de electrolitos, jugo de manzana y sopa tibia, para prevenir la pérdida de líquido (deshidratación).

  • Procure que su hijo duerma lo suficiente.

  • Si sus hijos mayores tienen dolor de garganta, indíqueles que hagan gárgaras con agua tibia con sal.

  • Para aliviar la congestión nasal, pruebe usar aerosol nasal de solución salina. Pueden comprarse sin receta y usarse en los niños sin peligro. Estos productos no son lo mismo que los aerosoles nasales descongestionantes. El uso excesivo de estos puede empeorar los síntomas.

  • Utilice las versiones pediátricas de los medicamentos para tratar los síntomas. Consulte con su proveedor de atención médica sobre todos los productos de venta libre antes de usarlos. Nota: no le dé medicamentos de venta libre para la tos o el resfriado a ningún niño menor de 6 años, a menos que el proveedor de atención médica se lo haya indicado.

  • Nunca le dé aspirina a un niño menor de 18 años con resfriado o gripe. Podría causarle una afección poco frecuente, pero grave, llamada síndrome de Reye.

  • Nunca le dé ibuprofeno a un bebé de 6 meses o menos.

  • Mantenga a su hijo en casa hasta que no haya tenido fiebre por 24 horas.

Prevención de los resfriados y de la gripe

Proveedor de atención médica aplicando un inyección en el brazo a un niño mientras una mujer mira.

Para que los niños se mantengan sanos, haga lo siguiente:

  • Pida una vacuna antigripal para su hijo. La vacuna antigripal se recomienda para todos los niños a partir de los 6 meses de edad, con pocas excepciones. Por lo general, la vacuna se administra por inyección. También pueden recetarle un aerosol nasal hecho con virus de gripe vivos pero debilitados. Es para niños sanos a partir de los 2 años que no reciben la vacuna antigripal. Debido a la pandemia de la COVID-19, los expertos recomiendan encarecidamente que se coloque la vacuna antigripal durante el 2021-2022 para protegerse y proteger a su familia y otras personas. Tanto los virus de la gripe como el virus que causa la COVID-19 se pueden propagar durante la temporada de la gripe. La vacuna antigripal ayuda a que haya recursos médicos disponibles para cuidar a las personas con COVID-19. Las personas que tienen un alto riesgo de complicaciones por la gripe también están en alto riesgo de sufrir problemas graves por la COVID-19, por lo que es importante tener la vacuna antigripal.

  • Enséñeles a lavarse las manos a menudo: antes de comer y después de ir al baño, de jugar con animales, de toser o de estornudar. Lleve consigo un desinfectante a base de alcohol (que contenga al menos 60 % de alcohol) para usarlo cuando no tenga acceso a agua y jabón.

  • Recuérdeles que no deben tocarse los ojos, la nariz ni la boca.

Consejos para lavarse las manos correctamente

Use agua corriente limpia y mucho jabón. Frótese las manos hasta formar abundante espuma.

  • Limpie bien toda la mano, debajo de las uñas, entre los dedos y hasta las muñecas.

  • Lávese durante al menos  20 segundos (lo que dure recitar el alfabeto o cantar el “Cumpleaños feliz”). No se limite a lavar superficialmente y frótese bien.

  • Enjuáguese bien. Deje que el agua corra hacia abajo de los dedos y no hacia las muñecas.

  • Si está en un cuarto de baño público, use una toalla de papel para cerrar el grifo y abrir la puerta.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al proveedor de su hijo si el niño no mejora o si presenta lo siguiente:

  • Falta de aire o respiración acelerada.

  • Flema espesa de color amarillo o verde al toser.

  • Empeoramiento de los síntomas, especialmente después de un período de mejoría.

  • Fiebre (consulte “La fiebre y los niños”, a continuación).

  • Vómitos intensos o continuos

  • Signos de deshidratación. Por ejemplo, boca seca, orina oscura, con olor fuerte o nada de orina durante 6 a 8 horas y rechazo a beber líquidos.

  • Dificultades para despertarse.

  • Dolor de oídos (en niños pequeños o adolescentes).

  • Dolor o presión en los senos paranasales.

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Hay termómetros digitales de distintos tipos y para usos diferentes. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • En el recto (rectal). En los niños de menos de 3 años, la temperatura rectal es la más precisa.

  • En la frente (lóbulo temporal). Sirve para niños de 3 meses en adelante. Si un niño de menos de 3 meses tiene signos de estar enfermo, este tipo de termómetro se puede usar para una primera medición. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En el oído (timpánica). La temperatura en el oído es precisa a partir de los 6 meses de edad, no antes.

  • En la axila. Este es el método menos confiable, pero se puede usar para una primera medición a fin de revisar a un niño de cualquier edad que tiene signos de estar enfermo. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En la boca (oral). No use el termómetro en la boca de su hijo hasta que tenga al menos 4 años.

Use el termómetro rectal con cuidado. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Colóquelo con cuidado. Etiquételo y asegúrese de no usarlo en la boca. Podría transmitir gérmenes de las heces. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, pregunte al proveedor de atención médica qué otro tipo puede usar. Cuando hable con el proveedor de atención médica sobre la fiebre de su hijo, infórmele qué tipo de termómetro usó.

A continuación hay valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes. Siga las instrucciones específicas que le dé su proveedor.

Medición de temperatura en un bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregunte al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100.4 ºF (38 ºC) o más alta

  • En la axila: 99 ºF (37.2 ºC) o más alta

Medición de temperatura en un niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 ºF (38.9 ºC) o más alta

  • En la axila: 101 ºF (38.3 ºC) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o superior en un niño de cualquier edad

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior en un bebé de menos de 3 meses

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene