Información relacionada


Cuando su hijo necesita una ecografía abdominal

Una ecografía abdominal usa ondas sonoras para tomar imágenes de los órganos abdominales. Es un procedimiento indoloro y no invasivo, y no implica la exposición a la radiación. Generalmente, se utiliza para evaluar el dolor abdominal o para detectar problemas como el agrandamiento de los órganos. Una ecografía abdominal lleva de unos 30 a 45 minutos.

Antes de la ecografía

Lo que usted puede esperar antes de la ecografía: 

  • Lo que su hijo deba hacer para prepararse para la prueba depende de la zona del cuerpo que se examinará. Siga todas las indicaciones que le den para que su hijo no coma ni beba nada antes del procedimiento. Su proveedor de atención médica le dará las indicaciones necesarias.

  • Es posible que le pidan que su hijo retenga la orina para la prueba.

  • Siga todas las demás instrucciones que le haya dado su proveedor de atención médica.

Informe al sonógrafo

Para obtener los mejores resultados, infórmele al sonógrafo si su hijo:

  • se ha realizado una cirugía abdominal;

  • se ha realizado ecografías anteriormente;

  • tiene problemas de salud;

  • está tomando algún medicamento.

Durante la ecografía

Por lo general, un sonógrafo, radiólogo o cualquier otro proveedor de atención médica realiza la ecografía. Después del examen, se revisarán las imágenes y se le enviará un informe a su proveedor de atención médica. Su proveedor hablará con usted sobre los resultados.

  • Usted puede permanecer con su hijo en la sala de examen. Para sentirse más tranquilo, su hijo puede traer su juguete u objeto preferido, como por ejemplo un animal de peluche o una manta.

  • Su hijo se acuesta sobre una camilla con el abdomen descubierto.

  • Luego, se aplica un gel transparente y no grasoso sobre la piel

  • y se pasa una sonda (transductor) de mano sobre el abdomen.

  • Una computadora procesa las ondas sonoras que emite el transductor. Las imágenes de los órganos abdominales de su hijo se ven en una pantalla de computadora. 

  • Posiblemente le pidan a su hijo que respire profundamente y contenga la respiración, o que gire de lado a lado.

Niño acostado sobre una camilla. El proveedor de atención médica sostiene un transductor de ultrasonido sobre el abdomen del niño y mira la imagen en el monitor. Mujer parada cerca.
Durante una ecografía abdominal, se pasa un transductor sobre el vientre del niño.

El sonógrafo no puede dar los resultados

Si bien el sonógrafo puede responder preguntas sobre la prueba, solo el proveedor de atención médica puede explicar los resultados. 

Después de la ecografía

Lo que puede esperar después de la ecografía: 

  • A menos que le indiquen no hacerlo, su hijo puede volver a su rutina y a su dieta normales de inmediato.

  • Un radiólogo examinará las imágenes de la ecografía y posiblemente le explique los resultados preliminares. Le enviarán un informe al proveedor de atención médica de su hijo, quien hará un seguimiento con usted para informarle sobre los resultados completos.

Cómo ayudar a su hijo a prepararse

Usted puede ayudar a su hijo preparándolo de antemano. La manera de hacerlo dependerá de las necesidades particulares de su hijo:

  • Explíquele en qué consiste la prueba, en términos sencillos y resumidos. Los niños pequeños no mantienen la atención durante períodos largos; por lo tanto, esto debe hacerse poco antes de la prueba. A los niños mayores se les puede dar más tiempo para entender la prueba de antemano. 

  • Asegúrese de que su hijo comprenda las partes del cuerpo que se examinarán. Puede decirle a su hijo que una ecografía abdominal es para detectar si hay problemas en el estómago o abdomen.

  • Describa lo mejor que pueda lo que el niño sentirá durante la prueba. No debería doler cuando la sonda se mueva por el abdomen. Este movimiento puede hacer que su hijo sienta cosquilleos. Si le pidieron que su hijo retuviera la orina para la prueba, esto podría causarle un poco de presión.

  • Deje que el niño le haga preguntas.

  • Recurra al juego teatral cuando le parezca útil. Por ejemplo, puede representar el papel de un paciente con uno de los juguetes favoritos de su hijo. A los niños mayores también puede resultarles útil ver imágenes de lo que ocurre durante la prueba. 

Riesgos posibles

No hay riesgos o complicaciones conocidos asociados a las ecografías abdominales.

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene