Información relacionada


Cuidado personal para el dolor en la espalda baja

Muchas personas tienen dolor en la espalda baja de vez en cuando. En muchos casos, no es un problema grave y el cuidado personal puede ayudar. A veces, el dolor en la espalda baja puede ser un signo de un problema mayor. Llame a su proveedor de atención médica si el dolor regresa seguido o empeora con el tiempo. Para el cuidado de la espalda a largo plazo, haga ejercicio de manera periódica, pierda el exceso de peso y aprenda a mantener una buena postura.

Mujer caminando al aire libre.

Descanse un momento

Acostarse durante el día puede ser útil durante períodos cortos en caso de que el dolor intenso aumente al sentarse o pararse. El descanso prolongado en cama podría ser perjudicial.

Reduzca el dolor y la hinchazón

El frío reduce la hinchazón. Tanto el calor como el frío pueden disminuir el dolor. Proteja la piel colocando una toalla entre el cuerpo y la fuente de frío o calor.

  • Durante los primeros días, coloque una compresa de hielo durante 15 a 20 minutos, varias veces al día. Para hacer una compresa fría, coloque cubos de hielo en una bolsa plástica y ciérrela. Una bolsa de verduras congeladas envuelta también puede funcionar como una compresa fría.

  • Luego de los primeros días, pruebe colocando calor 15 minutos por vez para aliviar el dolor. Asegúrese siempre de que la almohadilla térmica esté envuelta. Nunca duerma sobre una almohadilla térmica.

  • Los medicamentos de venta libre pueden ayudar a controlar el dolor y la hinchazón. Tome una aspirina o un medicamento antiinflamatorio no esteroide ("NSAID", por sus siglas en inglés) como ibuprofeno.

Actividad física

El ejercicio puede ayudar a curarle la espalda. También puede fortalecer la espalda y aumentar la flexibilidad para prevenir otra lesión. Consulte con su proveedor de atención médica acerca de los ejercicios específicos para la espalda.

Mantenga una buena postura para evitar otra lesión

  • Cuando se mueva, incline la cadera y doble las rodillas. No se doble o gire por la cintura.

  • Cuando levante objetos, manténgalos cerca del cuerpo. Levante los objetos pesados con las piernas y no con la espalda. No trate de levantar más peso del que pueda.

  • Cuando se siente, mantenga la espalda baja apoyada sobre un respaldo. Utilice una toalla enrollada cuando sea necesario. Asegúrese de que su área de trabajo o su escritorio estén a la altura correcta.

  • Utilice un espejo para comprobar su postura al caminar. Párese derecho con los hombros hacia atrás. Pida a sus proveedores que le recomienden ejercicios para mejorar su postura.

Busque atención médica de inmediato si:

  • No puede estar de pie ni caminar.

  • Presenta fiebre de 100.4 ºF ( 38.0 ºC) o más, o según el consejo de su proveedor.

  • Presenta orina frecuente, dolorosa o con sangre.

  • Siente dolor abdominal intenso.

  • Siente un dolor agudo y punzante.

  • El dolor es constante.

  • Siente dolor, hormigueo o entumecimiento en la pierna.

  • Tiene debilidad en una o ambas piernas o problemas con la vejiga, el intestino o la función sexual. Un proveedor debe examinar estos síntomas de inmediato. Esto se debe a que pueden ser causados por la compresión del haz de nervios que se encuentran en la base de la columna vertebral.

  • Siente dolor en zonas nuevas de la espalda.

  • Nota que el dolor no disminuye luego de más de una semana.

  • Los síntomas empeoran o se presentan nuevos síntomas.

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene