Información relacionada


¿Qué es un esguince de tobillo?

El tobillo es la articulación en la que se unen la pierna y el pie. Los huesos están sujetados por bandas de tejido conjuntivo llamadas ligamentos. Cuando los ligamentos del tobillo se estiran hasta el punto de lesionarse y causar dolor, se trata de un esguince de tobillo. Un esguince puede desgarrar los ligamentos. Esos desgarros pueden ser muy pequeños, pero aun así causan dolor. Los esguinces de tobillo se clasifican según el grado de lesión de los ligamentos.

  • Esguince grado 1 (leve). Hay un estiramiento leve y lesiones muy pequeñas en las fibras de los ligamentos. Puede presentar dolor leve en el tobillo, inflamación y dolor a la palpación.

  • Esguince grado 2 (moderado). Se trata de un desgarro parcial de ligamento que causa dolor moderado en el tobillo, inflamación, formación de moretones y dolor a la palpación. Tal vez sienta que su tobillo está más “flojo” de lo común cuando el proveedor de atención médica mueve la articulación.

  • Esguince grado 3 (grave). Se trata de un desgarro total del ligamento que causa dolor intenso en el tobillo, inflamación, formación de moretones y dolor a la palpación. La articulación del tobillo puede estar muy inestable.

Vista lateral de los huesos de la parte inferior de la pierna y el pie donde pueden verse los ligamentos.

¿Cuáles son las causas de un esguince de tobillo?

Un esguince puede ocurrir si se tuerce el tobillo o lo dobla demasiado. Esto puede pasarle si tropieza o se cae. Las cosas que podrían aumentar las probabilidades de tener un esguince de tobillo incluyen las siguientes:

  • Haber tenido un esguince de tobillo antes

  • Practicar deportes que impliquen correr y saltar. O también deportes de contacto, tales como el fútbol o el hockey.

  • Usar calzado que no brinde buen soporte a sus pies y sus tobillos

  • Tener tobillos débiles y poco flexibles

Síntomas de un esguince de tobillo

Los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Dolor o sensibilidad en el tobillo

  • Hinchazón

  • Enrojecimiento o moretones

  • No poder caminar o cargar peso sobre el pie afectado

  • Menor amplitud de movimiento en el tobillo

  • Sensación de desgarro o rotura en el momento en que se produce el esguince

  • El tobillo se ve anormal o dislocado

  • Falta de estabilidad o demasiada amplitud de movimiento en el tobillo

Tratamiento de un esguince de tobillo

El objetivo del tratamiento es reducir el dolor y la inflamación, y evitar una lesión mayor. Los tratamientos pueden incluir lo siguiente:

  • Reposo del tobillo. No debe cargar peso sobre el tobillo. Esto puede significar usar muletas hasta tanto el esguince sane.

  • Medicamentos recetados o de venta libre. Ayudan a reducir la inflamación y el dolor.

  • Compresas frías. Ayudan a reducir el dolor y la hinchazón.

  • Elevación del tobillo por encima del nivel de su corazón. Esto ayuda a reducir la inflamación.

  • Uso de una venda elástica o una tobillera que envuelve al tobillo. Esto ayuda a reducir la inflamación y brinda algo de soporte al tobillo. Raramente, puede necesitar un yeso o una bota ortopédica.

  • Estiramiento y otros ejercicios. Mejoran la flexibilidad y la fuerza.

  • Compresas de calor. Es posible que le recomienden usarlas antes de hacer ejercicios con los tobillos.

  • Cirugía. Es poco frecuente hacer una cirugía para un esguince de tobillo. Pero es posible que se recomiende en esguinces que no sanan con un tratamiento no quirúrgico. O bien, pueden recomendarle someterse a una cirugía si tiene inestabilidad duradera en el tobillo después de hacer rehabilitación y un tratamiento no quirúrgico.

Posibles complicaciones de un esguince de tobillo

Si el tobillo ya está debilitado por haber tenido un esguince, tiene más probabilidades de tener otros esguinces en el futuro. Hacer ejercicios para fortalecer su tobillo y mejorar su equilibrio puede reducir su riesgo de tener futuros esguinces. Otras posibles complicaciones son dolor a largo plazo (crónico) o que el tobillo quede inestable.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame al proveedor de atención médica inmediatamente si presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 ºF (38 ºC) o superior, o según le indique su proveedor

  • Escalofríos

  • Dolor, entumecimiento, decoloración o frío en el pie o los dedos del pie

  • Dolor que empeora

  • Síntomas que no mejoran o que empeoran

  • Síntomas nuevos

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene