Información relacionada


Diabetes y enfermedad renal

La diabetes reduce la capacidad del cuerpo de usar los alimentos que usted ingiere como fuentes de energía. En consecuencia, el azúcar que el cuerpo usa como combustible (glucosa) se acumula en la sangre. Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede dañar los vasos sanguíneos y los riñones. Si mantiene la diabetes bajo control, podrá mantener el nivel correcto de glucosa en la sangre. De esta forma, puede retardar o prevenir el daño a los riñones.

Las personas de origen afroamericano, hispano y latino y de los pueblos nativos de los Estados Unidos presentan índices más altos de diabetes, enfermedad renal crónica e insuficiencia renal que las personas de origen caucásico. Las personas con diabetes deberían controlarse la función renal como mínimo una vez al año mediante análisis de sangre y orina. Tener diabetes es la razón más común para necesitar diálisis o trasplante renal. 

 Nota

Acuda a las citas con su proveedor de atención médica según lo previsto.

Siga la dieta que le indicaron

Para obtener la mayor cantidad de energía de los alimentos que consume y sentirse lo mejor posible, quizás tenga que seguir una alimentación especial. Colabore en conjunto con su equipo de atención médica. Ellos podrán ayudarlo a elaborar un plan de alimentación adecuado para usted.

Además, tal vez tenga que hacer lo siguiente:

  • Comer menos proteínas.

  • Beber menos líquido.

  • Limitar el consumo de sodio (sal).

  • Comer alimentos con poco fósforo y potasio.

  • Evitar tomar o reducir la cantidad de medicamentos que afectan los riñones o son procesados por estos.

Proveedor de atención médica hablando con un hombre. Hay tazas medidoras, cucharas dosificadoras, frutas y verduras sobre una mesa.

Use la insulina y tome los medicamentos para la diabetes tal como le indicaron

La insulina es una hormona que ayuda al cuerpo a usar la glucosa. Puede que deba aplicarse insulina para aumentar la cantidad que produce su cuerpo. O también puede que deba tomar otros medicamentos para ayudar a que su cuerpo libere más insulina o a que la use mejor. La etapa en que se encuentre su enfermedad renal puede reducir la cantidad de insulina que su cuerpo necesite. Por eso, quizás sea necesario ajustar sus inyecciones de insulina u otros medicamentos. Hable con el proveedor si su nivel de glucosa en la sangre suele ser demasiado bajo. Controle sus niveles de glucosa con un medidor según le indique su proveedor de atención médica.

Hay tres clases de medicamentos para la presión arterial que ayudan a las personas con diabetes y presión arterial alta a reducir los riesgos de contraer una enfermedad renal. También ayudan a reducir el riesgo de que una enfermedad renal existente empeore. Estos medicamentos son los siguientes:

  • Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA)

  • Antagonistas de los receptores de la angiotensina (ARA)

  • Inhibidores del cotransportador de sodio y glucosa tipo 2 (SGLT2, por su sigla en inglés)

Mediante estudios, se demuestra que estos medicamentos funcionan incluso en personas con diabetes que no tienen presión arterial alta.

Su proveedor controlará la cantidad de proteína que liberan los riñones en la orina para determinar cómo la diabetes afecta los riñones. Además, una o dos veces al año, deberá realizarse un análisis de sangre para evaluar cómo los riñones procesan otras sustancias.

Controlar estos otros factores de riesgo de la enfermedad renal y la diabetes también le permitirá retrasar el avance de la enfermedad renal:

  • Dejar de fumar lo antes posible, si es que fuma

  • Controlar la presión arterial alta

  • Limitar el consumo de alcohol

  • Mantener un peso corporal saludable

  • Hacer actividad física con regularidad

Manténgase activo

El ejercicio físico ayuda al cuerpo a usar la glucosa. Para obtener mejores resultados, haga lo siguiente:

  • Hable con el proveedor antes de comenzar un programa de ejercicios.

  • Pregúntele al proveedor qué actividades debería hacer, con qué frecuencia debe hacerlas y durante cuánto tiempo.

  • Coma una o dos horas antes de hacer ejercicio. Mida su nivel de azúcar en la sangre justo antes de ejercitar para revisar si es seguro hacerlo en ese momento.

  • Tenga a mano los suministros para la diabetes y los refrigerios. Los refrigerios pueden ayudar a evitar niveles bajos de azúcar en sangre (hipoglucemia).

  • Use siempre un collar, un brazalete o una placa de alerta médica donde se indique que tiene diabetes u otros problemas de salud.

© 2000-2023 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene