Información relacionada


La alimentación durante la quimioterapia

Mientras esté bajo tratamiento con quimioterapia, una dieta sana puede proporcionarle la energía necesaria para estimular el crecimiento de las células normales. También puede ayudarle a mantener la fuerza y a combatir las infecciones. Como consecuencia, podría sentirse mejor y resistir más fácilmente los efectos secundarios. Pregúntele a su proveedor de atención médica cuáles son sus necesidades nutricionales.

Beba abundante cantidad de líquidos

  • Los líquidos ayudan a producir orina y a disminuir el estreñimiento. Ayudan a prevenir los problemas del riñón y de la vejiga. Además, ayudan a reemplazar los líquidos que se pierden con el vómito y la diarrea.

  • Puede beber agua, jugos sin endulzantes y otras bebidas saborizadas, sin cafeína. Los líquidos eliminan las toxinas del cuerpo.

    Mujer que bebe un vaso de agua.
    Beba abundante cantidad de líquidos, por ejemplo, agua.

Consuma suficientes calorías

  • Las calorías actúan como combustible para el cuerpo. El cuerpo usa este combustible para realizar todas sus funciones, incluso para sanarse.

  • Está bien estar delgado, pero asegúrese de no estar bajo de peso. Si lo está, trate de consumir más calorías.

  • Para obtener suficientes calorías coma cosas ricas en calorías como aguacates, mantequilla de maní, huevos y helados.

  • Si necesita consumir calorías adicionales, añada mantequilla, salsa de carne (gravy) y otras salsas a los alimentos (si lo tolera).

  • Si no necesita calorías adicionales, trate de limitar los alimentos que sean fritos, grasosos o altos en grasas y azúcares agregados.

Coma proteínas, frutas y verduras

  • Las proteínas ayudan a desarrollar los músculos, los huesos, la piel y la sangre. Ayudan a que su cuerpo sane y combata infecciones. Además, ayudan a aumentar su nivel de energía.

  • Las buenas elecciones incluyen yogur, huevos, pollo, pescado, carnes magras, frijoles y mantequilla de maní.

  • Las frutas y las verduras están llenas de importantes vitaminas, minerales y fibras que ayudan a que su cuerpo funcione adecuadamente.

  • Trate de comer una variedad de verduras, frutas, granos enteros y frijoles.

  • Consulte a su proveedor de atención médica sobre las proteínas en polvo instantáneas u otros suplementos.

Coma bien durante el tratamiento

Los efectos secundarios pueden hacer que algunos días les resulte más difícil comer. Para ayudar a recibir la nutrición que necesita:

  • Pruebe nuevos alimentos y recetas.

  • Coma pequeñas porciones con frecuencia y despacio.

  • Coma un bocadillo o una merienda sana en vez de una comida, si no tiene hambre.

  • Pruebe comer en un sitio distinto.

  • Haga actividad física, como caminar, para ayudar a aumentar su apetito. Trate de mantenerse activo por lo menos 30 minutos cada día.

  • Refuerce su dieta obteniendo las vitaminas y los minerales que necesita de frutas, verduras y granos integrales. Pregúntele a su proveedor de atención médica sobre los suplementos de vitaminas y minerales si no está comiendo bien debido a los efectos secundarios.

  • Si vive solo y no le gusta o no quiere prepararse la comida, pregúntele a su proveedor de atención médica acerca de Meals on Wheels u otros programas de ayuda comunitaria.

  • A veces es mejor guiarse por su apetito. Coma cuando sienta hambre. Pero cuando no, forzarse a comer le puede provocar malestar, náuseas o incluso vómitos. 

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene