Información relacionada


Artroscopia

Al dar un paso o levantar la mano, las articulaciones lo ayudan a moverse libremente. Vivir con una articulación gastada o lesionada puede resultar muy molesto. El proveedor de atención médica usa la artroscopia para revisar su problema en las articulaciones, diagnosticarlo y, con frecuencia, tratarlo. Generalmente, se hacen otras pruebas de diagnóstico antes de la artroscopia. Incluyen una historia clínica completa y un examen. También es posible que le hagan una radiografía, una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Después de la artroscopia es posible que vuelva a hacer muchas de las actividades que disfrutaba cuando su articulación estaba sana.

¿Por qué hacerse una artroscopia?

  • El cirujano puede a menudo encontrar y tratar el problema en un solo procedimiento.

  • Por lo general, puede examinar la articulación más claramente que con cirugía abierta.

  • En la artroscopia se hacen incisiones más pequeñas que en la cirugía abierta. Para que pueda recuperarse más rápido. Es posible que tenga menos cicatrices.

Cómo funciona la artroscopia

El cirujano usará un artroscopio para examinar el interior de la articulación. Se trata de un instrumento delgado aproximadamente del tamaño de un lápiz que contiene una lente y una fuente de luz. El proveedor de atención médica introduce el artroscopio en la articulación, junto con otros instrumentos especiales, a través de incisiones diminutas. La cámara del artroscopio envía una imagen de la articulación a un monitor. Esto le permite al cirujano examinar la articulación con mayor claridad. Aún así, recibirá anestesia. Será general, espinal o local. Esto significa que no sentirá la artroscopia en absoluto. 

Dos proveedores de atención médica haciendo una artroscopia de rodilla a un paciente en el quirófano.

Riesgos de la artroscopia

Al igual que ocurre con cualquier cirugía, la artroscopia tiene ciertos riesgos. Son poco frecuentes, pero incluyen los siguientes:

  • Sangrado excesivo

  • Coágulos de sangre

  • Infección

  • Daños a los nervios y los vasos sanguíneos

  • Necesidad de cambiar a cirugía abierta, lo cual requiere una incisión más grande

  • Reacción a la anestesia

© 2000-2023 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene