Información relacionada


Trasplante de células madre de sangre periférica para el cáncer

Las células madre de sangre periférica son células inmaduras. Estas producen glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas. Los glóbulos blancos combaten las infecciones. Los glóbulos rojos transportan oxígeno. Las plaquetas previenen las hemorragias. Algunos tipos de cáncer dañan las células madre. Un trasplante de células madre de sangre periférica (PBSCT, por sus siglas en inglés) repone las células madre que han sido destruidas por el tratamiento del cáncer.

Cómo funciona el PBSCT

Las células madre se obtienen antes de que comience el tratamiento contra el cáncer. Después del tratamiento, las células se reintroducen en el torrente sanguíneo. Las células se desplazan hasta la médula ósea y comienzan a producir nuevas células sanguíneas. Hay 2 tipos de trasplantes de células madre:

  • Trasplante autólogo. Se usan células madre que se obtienen de su propia sangre.

  • Trasplante alogénico. Se usan células madre de un donante. Estas células madre podrían tener una mejor capacidad de destruir las células cancerosas y prevenir recaídas. Esto se conoce como “efecto de injerto contra tumor”.

El tipo de trasplante que reciba dependerá de varios factores. Ambos tipos tienen ventajas y riesgos.

Parte superior del torso de una persona en donde se muestran el corazón y los grandes vasos sanguíneos que entran y salen del mismo. Se ilustra también un catéter entrando en una vena cercana a la clavícula.

PBSCT autólogo

Este tipo de trasplante se realiza con sus propias células madre.

Antes del trasplante

En primer lugar se obtienen (se extraen) de su cuerpo las células madre. Esto puede hacerse entre un mes y varios años antes del trasplante. Alrededor de una semana antes de la extracción de las células madre, le administrarán medicamentos para ayudar a la médula ósea a producir una mayor cantidad de estas células. Le harán análisis de sangre todos los días para determinar si usted tiene suficientes células madre para extraer. Antes de la extracción, se inserta un tubo delgado y flexible (catéter) en una vena del cuello, el pecho o la ingle. A esto se le llama vía central. La extracción puede durar uno o varios días. Durante este período, usted estará conectado a un aparato especial. Este aparato extrae una cierta cantidad de sangre, le quita las células madre y luego le devuelve la sangre. Es posible que sienta un hormigueo en los labios o las manos. Las células madre obtenidas se congelan en un congelador especial. Estas células se pueden guardar sin peligro durante muchos años. Antes del trasplante, también le administrarán quimioterapia en dosis altas o radioterapia. Estos procedimientos suelen realizarse en un hospital o una clínica.

El procedimiento de trasplante

El trasplante puede realizarse en un hospital, en una clínica o su casa. Las células madre se devuelven al torrente sanguíneo a través de la vía central. El procedimiento puede durar desde varias horas hasta un día o más. Durante el trasplante, quizás también sienta que le falta el aire o tenga una sensación de opresión en el pecho. Es posible que le suba o le baje la presión arterial. El personal de enfermería lo acompañará durante el trasplante. Usted estará bajo observación permanente. También le administrarán líquidos por vía intravenosa (IV, por sus siglas en inglés). Esto ayuda a eliminar del cuerpo un conservante llamado dimetilsulfóxido (DMSO) que se usa para almacenar las células madre. El DMSO puede producir un sabor u olor a ajo o a maíz en crema. Lo notará durante el trasplante de células madre y hasta 36 horas después.

PBSCT alogénico

Este tipo de trasplante se realiza con células madre de un donante.

Antes del trasplante

Le administrarán quimioterapia. Esta puede ser quimioterapia en dosis altas que destruya las células en la médula ósea (terapia mieloablativa). O bien, puede ser quimioterapia en dosis bajas. El tipo de quimioterapia que le administren depende de ciertos factores. Su proveedor de atención médica puede darle más información al respecto. También es posible que reciba radioterapia. Estos procedimientos suelen realizarse en un hospital o una clínica.

El procedimiento de trasplante

Las células madre suelen trasplantarse el día después de la última dosis de quimioterapia. Las células de donante se administran “frescas”. Esto significa que no se han congelado y que no contienen conservantes. Las células madre se devuelven al torrente sanguíneo a través de la vía central. El procedimiento puede demorar algunas horas. Durante el trasplante, quizás también sienta que le falta el aire o tenga una sensación de opresión en el pecho. Es posible que le suba o le baje la presión arterial. El personal de enfermería lo acompañará durante el trasplante. Usted estará bajo observación permanente. También le administrarán líquidos por vía IV.

La recuperación en el hogar

Una vez que regrese a casa, siga las instrucciones que le hayan dado sobre cómo cuidarse. Entre ellas, se incluyen las siguientes:

  • Tome todos los medicamentos según le hayan indicado. Le darán medicamentos para ayudarlo a prevenir infecciones. Si le hicieron un trasplante alogénico, tendrá que tomar medicamentos para impedir la enfermedad de injerto contra el huésped (GVHD, por sus siglas en inglés). Esta es una reacción entre las células madre del donante y su cuerpo. Quizás necesite tomar estos medicamentos hasta por 1 año.

  • Cuídese la vía central según las instrucciones. Los cuidados adecuados ayudan a prevenir infecciones graves. No nade ni se sumerja en tinas de hidromasaje mientras tenga puesta la vía central.

  • Mantenga distancia. Aléjese de personas con resfriados, gripe u otras enfermedades contagiosas hasta que los recuentos sanguíneos hayan regresado a la normalidad.

  • Haga actividades de bajo riesgo. Según el tipo de trasplante que le hagan, es posible que tenga que evitar ciertas actividades de alto riesgo, como la jardinería, hasta por 1 año. Consulte con su proveedor de atención médica.

  • Procure evitar los gérmenes. Tome las medidas necesarias para evitar gérmenes y mohos que podrían causarle enfermedades. Asegúrese de que sus alimentos estén bien cocidos. Manipule la comida únicamente con las manos limpias. No se ocupe de la limpieza de las cajas de arena de los animales. Lávese las manos con frecuencia para prevenir infecciones.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica en cualquiera de los siguientes casos:

  • Fiebre de 100.4 ºF ( 38 ºC) o más, según las indicaciones de su proveedor

  • Molestias o dolor en el pecho

  • Dificultad para respirar

  • Tos

  • Dolor de cabeza

  • Malestar estomacal (náuseas) o vómitos

  • Diarrea

  • Salpullido nuevo o que empeora

  • Formación de moretones o sangrado

  • Necesidad de orinar con menos frecuencia

  • Cansancio extremo (agotamiento físico)

  • Cualquier otro signo o síntoma que le hayan indicado sus proveedores

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene